La cueva de mi corazón

En la cueva de mi propio corazón me refugio del tormento de mi mente. 

Soy allí anacoreta, peregrino y mendigo.

Me arrodillo ante mi creador latente, venzo el orgullo y la soberbia del ego. Agradezco la soledad de mi cueva y allí en pleno encuentro conmigo mismo, se abren las puertas del infinito.

Queriedo estar solo, no lo estoy, buscando mi identidad me disuelvo, dejo de ser quien creía y me absorve la energia divina totalmente.

Cierro los ojos y soy sol y luna, soy el grito de la jauría, soy el susurro del viento, trueno junto al rayo y me estrello siendo uno con la tierra.

Soy esa marejada de humanos que caminan sin sentido de norte a sud, de este a oeste,  de arriba hacia abajo.

Soy esa roca que golpea contra el agua y soy la salpicadura del agua al ser golpeada por la roca.

Soy todo y soy nada

YO, que solo quería estar SOLO
(Azucena)

Comentarios cerrados.